sábado, 29 de marzo de 2014

Pan de hamburguesa casero

Esta entrada quiero dedicársela a mis compañeras de "1 reto, 52 semanas". Por "su culpa" me estoy convirtiendo en una aficionada a las masas levadas. Como ellas dicen: en una verdadera panarra.

Todo empezó con el reto de las legumbres, me decidí por hacer unas hamburguesas de lentejas, y ya para colmar el reto, me atreví haciendo también los panecillos caseros. Hice una receta de pan que a pesar de que nos gustó mucho en casa no nos terminó de convencer, porque se parecían más a unos bollitos de pan normales y no a los tiernos y jugosos panes de hamburguesa que venden en los super.

Como siempre, después de probarlos, lo comenté en el grupo y  una de las compañera me pasó esta receta y un paso a paso perfecto con el que pude hacer unos panes de hamburguesas que no envidiaban para nada a los que venden en los super. Esta vez sí, esta vez conseguí hacer lo que yo buscaba.

De hecho, podría confirmar, que hasta quedaron mejor que los que podemos comprar. Eso sí, al no llevar nada de conservantes no duran más de tres días frescos, pero para eso hay arreglo. Nada más terminarlos de hacer, los dejamos enfriar y los guardamos en un tupper en el congelador. Cuando los necesitemos bastará con sacarlos un par de horas antes, y estarán como recién hechos. Os lo aseguro, lo he probado y siguen estando espectaculares.

¿Queréis atreveros a hacerlos? Os lo aconsejo totalmente, y como siempre digo, "si yo lo hago, todo el mundo puede hacerlo", eso sí, hay que tener mucha paciencia para respetar los tiempos de levado.

-Ingredientes para 8 panecillos:
500 gr de harina de fuerza
20 gr de azúcar blanca
10 gr de sal
125 ml de agua
25 ml de aceite de oliva
1 huevo
10 gr de levadura fresca
150 ml de leche tibia
Sésamo
-Elaboración:
En un bol grande iremos poniendo todos los ingredientes en el orden que os lo he puesto arriba, primero pondremos la harina, seguiremos con el azúcar, la sal, el agua, el aceite de oliva y el huevo.

En un vaso diluimos la levadura fresca junto a la leche y lo añadimos al bol grande.

Y mezclamos todo poco a poco hasta conseguir una masa que se pueda manejar fácilmente. En un par de minutos lo conseguiremos.

Ahora es hora de dejarla reposar unos 5 minutos aproximadamente, tapando el bol con un trapo.

Cuando haya pasado el tiempo de reposo, la volvemos a amasar durante unos 4-5 minutos aproximadamente. Iremos viendo cómo la masa se va volviendo mucho más elástica y fácil de manejar.

Es tiempo del primer levado. Para ello pincelamos un bol con un poquito de aceite y ponemos la masa, así evitaremos que no se pegue. Tendremos que dejarla una hora al menos. La masa debe doblar su tamaño. 

Pasada la hora del primer levado, cogemos la masa, le quitamos un poco el aire que tenga (no aplastar), y hacemos la masa con forma de rulito. Esto nos facilitará el cortar la masa en bolitas todas similares. Tenemos que dividir la masa en ocho. 

Hacer forma de bollito es muy fácil, tenéis que voltear un poco la masa sobre la encimera de la cocina y conseguiréis esa forma tan especial.

Cada bolita la tendréis que poner sobre la bandeja deel horno, siempre con papel vegetal. Las tenéis que poner bien separaditas, ya que tendremos que esperar al segundo levado y vuelven a crecer el doble de su tamaño. 

Ahora volveremos a tapar con un trapo y tocará esperar alredededor de dos horas.

Unos 15 minutos antes de que termine el segundo levado iremos precalentando el horno a 200º con una bandeja vacía en la parte baja.

Mientras tanto, pintamos los bollitos con agua y espolvoreamos con las semillas de sésamo. Así se quedarán pegaditas a los panes.

Es el momento de meter nuestros bollitos en el horno, hay que llenar la bandeja que dejamos vacía con agua, y eso provocará un vaho al meter los bollitos que conseguirá que nos queden crujientes y doraditos por fuera pero muy muy blanditos por dentro.

Cerramos el horno rápidamente y lo bajamos a 180º. Tenemos que dejarlos hasta que pasen unos 25 minutos.

¡Et voilá! 

*La receta la conseguí a través del blog "No solo pienso en tartas"

No hay comentarios:

Publicar un comentario