miércoles, 26 de octubre de 2016

Buñuelos de queso quark y arándanos

¡¡¡Lo prometido es deuda!!! y después de mis vacaciones publico esta receta que tanto ha triunfado en casa.

La he cocinado para el Reto Alfabeto dulce de este mes, en el que los ingredientes principales eran queso quark y arándanos. Por supuesto no dudé en NO elegir una tarta de queso, pues era algo demasiado obvio y dándole vueltas a la cabeza se me ocurrió hacer unos buñuelos de queso con arándanos.

Primer intento al traste, pues puse los arándanos frescos en la mezcla pero cuando los buñuelos empezaban a freírse y a coger calor los arándanos escapaban de ellos como si de un queso gruyere se tratara. Al final quedaron unos buñuelos muy ricos pero sin arándanos....

Así que como no me quería quedar sin mis buñuelos de arándanos pensé en que la mejor opción sería hacer los mismos buñuelos de queso pero luego rellenarlos con mermelada (eso sí, casera, sin lugar a dudas). Y sí, ¡¡¡a la segunda fue la vencida!!! Quedaron genial, esponjosos, y super ricos. Así que sin dudarlo, aquí tenéis la receta que espero que os guste tanto como a nosotros.

Ingredientes:
Para los buñuelos
-125 gr de queso quark (yo escogí uno bajo en grasas)
-60 gr de azúcar
-Pizca de extracto de vainilla
-1 huevo M
-Pizca de sal
-125 gr de harina
-Cucharadita de levadura
-15 mil de agua
-Aceite de girasol
-Azúcar y canela para cubrirlos
Para la mermelada
-100 gr de arándanos
-Un chorrito de limón
-1 cucharadita pequeña de azúcar
Elaboración:
Empezaremos haciendo la mermelada de arándanos en un cazo pequeño. Para ello trituramos un poco con un tenedor los arándanos y los ponemos en el cazo, añadimos el azúcar y el chorrito de limón y dejamos a fuego lento hasta que se convierta en mermelada. Bastará con unos 5-7 minutos como mucho. Reservamos.

Ahora pasamos a hacer la masa de los buñuelos.

En un bol ponemos el queso, el azúcar, la vainilla, el huevo y el agua. Batimos bien con unas varillas manualmente y cuando esté homogéneo vamos añadiendo la pizca de sal, la harina y la levadura poco a poco. Reservamos y vamos preparando la cacerola para freír los buñuelos. Es recomendable usar una cacerola que sea alta pues será más fácil para freírlos, y recordad que tenéis que poner aceite abundante.

Si tenéis vitrocerámica ponedla a fuego medio, pues no correréis el riesgo de que se hagan por fuera y queden crudos por dentro. Cuando esté caliente el aceite, iremos poniendo los buñuelos poco a poco a freír. Para que todos queden del mismo tamaño aproximadamente he usado una cuchara medidora de 10 ml para ir cogiendo la masa; a pesar de que parezca poco, luego en el aceite inflan bastante y crecen hasta el triple. Iréis viendo que los buñuelos se voltean sólos en el aceite. Cuando queden doraditos, pasaremos a un plato con papel absorbente hasta terminar con todos.

Mientras se van friendo, preparamos un plato con 3 partes de azúcar y 1 de canela. Removemos y pasamos todos los buñuelos hasta que queden totalmente cubiertos.

Por último, pasaremos a una manga pastelera la mermelada y con una boquilla con un agujerito pequeño vamos rellenando poco a poco nuestros buñuelos.

Como véis es algo fácil de hacer, con un resultado exquisito. 

Os aseguro que no podréis esperar a que enfríen para darle un mordisco, ¿ó sí?

Ya me contaréis, ya me contaréis...



6 comentarios:

  1. Qué ricos!!!!
    Me encantan, además se ven súper esponjosos y jugosos.
    Ummmmm.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiiiiiii, ya me están pidiendo por aquí que cuándo los voy a repetir..... :D

      Eliminar
  2. buahhh que pasada de buñuelos,me acabo de enamorar!!se ven super riquisimoss!
    besitos guapetona!

    ResponderEliminar
  3. Una aportación genial, me lo apunto y comparto en redes :)

    ResponderEliminar